Quiste poplíteo o de Baker

Dr. CG García Fontecha
Actualizado enero 2010

 

¿Qué es el quiste de Baker?

Se trata de una prominencia o bulto en la parte posterior de la rodilla, en lo que llamamos el hueco poplíteo. 

En general se trata de una bolsa que contiene un líquido viscoso, generalmente de procedencia articular.

 

¿Porqué se produce?

No se conoce de forma clara cuál es el mecanismo por el que se produce. Parece estar relacionado con el desarrollo de la rodilla, pero a diferencia del adulto, su presencia no refleja ningún tipo de alteración intraarticular de la rodilla.

Puede originarse por la distensión de unas bolsas rellenas de líquido gelatinoso procedente de la vaina de los tendones en la parte posterior de la rodilla, en especial de los músculos semimembranosos o del gemelo interno (figura), aunque en ocasiones pueda originarse de la propia articulación.

 


Figura: localización del quiste de Baker en la cara posterior de la rodilla.
Adaptado de referencia 1

 

¿Cómo se diagnostican?

Estos quistes suelen descubrirse de forma accidental por los padres, por ejemplo después de una contusión banal de la rodilla del niño. Por sí mismo, el quiste de Baker no es doloroso y no afecta la movilidad de la rodilla. 

La mejor manera de verlo es con el niño tumbado hacia abajo y la rodilla estirada, notándose en la parte más interna de la fosa poplítea una prominencia que no aparece en el lado sano.

En general, la exploración física es suficiente para diagnosticar el quiste de Baker.

En caso de de que el quiste sea de gran tamaño, provoque dolor o haya crecido ràpidamente, debe estudiarse con alguna prueba de imagen.

En general se recomienda realizar una ecografía, que confirma el diagnóstica y mide el tamaño del quiste. En algún caso especial puede estar indicado realizar una resonancia magnética, para descartar otras afecciones. 

 

¿Qué hay que hacer?

En general se recomienda la observación periódica porque no provocan dolor ni trastorno funcional y suelen desaparecer espontáneamente.

Sólo excepcionalmente requieren una intervención quirúrgica. Es importante saber que a pesar de la exéresis, el quiste puede volver a reproducirse.

 

BIBLIOGRAFIA:

Mihran O.Tachdjian: La rodilla y la pierna, capítulo dos, en : Ortopedia clínica pediátrica, diagnóstico y tratamiento. Editorial Panamericana, 1999. 

AVISO:
Los contenidos de esta página son información general sobre patología ortopédica pediátrica. Esta información no puede considerarse diagnósticos ni tratamientos, por lo que nunca debe suplir la relación médico-paciente y en ningún caso sustituye a la opinión ni prescripción médica resultado de visitas o de pruebas diagnósticas, entre otros. El titular del sitio web no garantiza que la información mostrada esté libre de errores, a pesar de los esfuerzos para velar por su veracidad y actualización. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de malinterpretaciones del contenido de esta página.