Web Médica Acreditada
Dr. César Galo García Fontecha Especialista en Ortopedia Pediátrica Contactar

PIE EQUINOVARO CONGÉNITO
Dr. CG García Fontecha
Actualizado noviembre 2013

 

Información general multimedia

 

 

¿Qué es el pie equinovaro?

El pie equinovaro, también llamado pie zambo, es una malformación congénita del pie en la cual éste aparece en punta (equino) y con la planta girada hacia adentro (varo).

Su frecuencia es aproximadamente de 1 por cada mil niños, el 50% de los casos bilateral y es el doble más frecuente en niños que en niñas (figs. 1 y 2)

 

traumatologiainfantil.comtraumatologiainfantil.com
traumatologiainfantil.com
Fig. 1. Vista anterior y Fig. 2. Vista posterior

 

¿Por qué se produce?

Los estudios al microscopio de los tejidos muestran que los tendones de la cara posterior e interna de la pierna son mucho más densos, con más células y menos tejido laxo que los tejidos normales. Ello podría provocar un crecimiento anómalo de los mismos y desencadenar la deformidad progresiva en el feto durante su desarrollo a lo largo del embarazo. La postura es tan anómala que la disposición de los huesos en el pie zambo no es normal y la forma de cada uno de ellos tampoco es del todo normal. Los ligamentos  y músculos están demasiado tensos para permitir una correcta colocación de esos huesos con una simple manipulación.

Otras teorías hablan de una causa genética o familiar, de una causa mecánica, por falta de espacio para la formación del feto durante el embarazo, o bien de una detención precoz en el crecimiento del pie que hace que sus huesos no lleguen a ocupar su posición y forma correcta. 

En ocasiones se encuentra asociada a niños que sufren enfermedades neuromusculares, y aunque éstas son poco frecuentes es conveniente la correcta exploración del recién nacido para descartarlas.

 

¿Cómo se diagnostica?

Dado que esta malformación congénita se produce durante los primeros meses de la gestación suele ser posible su visualización en el estudio ecográfico del feto de 20 semanas, por lo que cada día es más habitual el diagnóstico de sospecha prenatal.

El diagnóstico de confirmación es fácil tras el nacimiento, observando la forma del pie hacia abajo (equino) y adentro (varo) y comprobando que por manipulación no somos capaces de obtener una posición normal.

Se necesita experiencia para distinguirlo de otras malformaciones congénitas del pie como el astrágalo vertical congénito, y de algunas deformidades de mucho mejor pronóstico como el metatarsus adductus o el pie talo.

 

¿Requiere tratamiento?

Por supuesto, y como antes se aplique mayor será la probabilidad de obtener buenos resultados y de evitar el tratamiento quirúrgico.

Si no tratamos el pie zambo la deformidad se instaura y se agrava con los años, de forma que al niño no le queda más remedio que andar con la cara externa del pie, no con la planta. El pie queda pequeño y totalmente girado hacia adentro y el calzado se convierte en algo imposible.

 

¿De qué tratamientos disponemos?

Lo más recomendado es empezar a tratar en los primeros días de vida, colocando unos yesos correctivos. Cuando el niño es tan pequeño sus huesos tienen mucha plasticidad y capacidad de remodelación, por lo que, tras la colocación de varios yesos aplicando una corrección progresiva podremos llegar a obtener un pie prácticamente normal. 

El tratamiento, preconizado por el Dr. Ponseti, consiste en la realización de manipulaciones suaves hasta obtener la mejor alineación posible y mantener esta posición con el vendaje de yeso (Fig. 3). Esta pauta se repite cada semana hasta lograr la corrección completa. Es fundamental la correcta limpieza y conservación de dichos yesos para que el bebé esté lo más cómodo posible.

En general, entre 3 y 5 cambios de yeso se consigue la corrección completa de la deformidad excepto la posición en puntillas. En este punto se debe realizar una pequeña intervención: alargamiento percutáneo del tendón de Aquiles. Se realiza con anestesia local y no precisa ingreso hospitalario. Inmediatamente después se coloca un último yeso en la postura de máxima corrección, que se deja entre dos y tres semanas.

 

traumatologiainfantil.com
traumatologiainfantil.com
Fig. 3. Yesos correctores

 

Como la deformidad tiene gran tendencia a reproducirse, después de conseguida la postura normal del pie, colocamos un pequeño aparato (férula de abducción) que mantiene los pies en la postura correcta (fig. 4). Este aparato está formado por unas botitas giradas hacia afuera y una barra que las une. En realidad se trata de un sistema dinámico que, además de mantener la postura, favorece la corrección cuando el niño flexiona las rodillas. El aparato se coloca unos cuatro meses durante las veinticuatro horas del día (aunque se saca para el baño y para vestirlo) y después se mantiene sólo cuando el niño está dormido (siesta y de noche) hasta los cuatro años de edad.

 

traumatologiainfantil.com

Fig 4: férulas de abducción.

 

En los casos en que el niño sea demasiado mayor para tolerar los yesos o en los que no se consigue una corrección suficiente con ellos, se practicará el tratamiento quirúrgico, que será más o menos complejo en función del grado de la deformidad.

Consiste en una liberación de todas las estructuras que mantienen la deformidad, en la reducción de la postura hacia una situación anatómica y en la colocación de una aguja metálica a través de los huesos y un yeso para mantener la correción durante un período aproximado de 12 semanas.

 

¿Puede dejar secuelas?

Los resultados obtenidos al final del tratamiento generalmente son buenos y el niño puede realizar todo tipo de actividades físicas sin cojera ni discapacidad.

La propia malformación suele cursar con un menor tamaño del pie (en general un centímetro) y de la pantorrilla (alrededor de un centímetro más delgada). Si el niño tiene los dos pies afectos, no suele reconocerse, pero si tiene sólo deformidad en un pie, sí se percibirá una leve asimetría. Sólo en algunos casos pueden existir un primer dedo más pequeño o una pierna algo más corta, en general sin repercusión funcional.

 

BIBLIOGRAFIA

Ignacio V. Ponseti: Congenital Clubfoot, fundamentals of treatment. Oxford University Press, 1996.
http://www.vh.org/pediatric/provider/orthopaedics/Clubfoot/Clubfoot.html 

AVISO:
Los contenidos de esta página son información general sobre patología ortopédica pediátrica. Esta información no puede considerarse diagnósticos ni tratamientos, por lo que nunca debe suplir la relación médico-paciente y en ningún caso sustituye a la opinión ni prescripción médica resultado de visitas o de pruebas diagnósticas, entre otros. El titular del sitio web no garantiza que la información mostrada esté libre de errores, a pesar de los esfuerzos para velar por su veracidad y actualización. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de malinterpretaciones del contenido de esta página.

Mano
• Pulgar en resorte
Columna
• Tortícolis Muscular
• Escoliosis Idiopática
• Dolor de espalda
• Espondilolistesis
• Espina bífida
• Espina bífida. Estudios
• Escoliosis Idiopática
• Dolor de espalda
• Dolor espalda. Diagnóstico
• Lesión deportiva
Piernas
• Patrón angular
• Patrón rotacional
• Dolor de crecimiento
• Estiramientos
• Dismetría de extremidades
• Estiramiento de Aquiles
• Estiramiento de isquiotibiales
• Estiramiento de abductores
Cadera
• Enfermedad de Perthes
• Displasia de Meyer
• Sinovitis transitoria
• Displasia de cadera
• Luxación traumática
• Cadera en resorte
• Enfermedad de Perthes
• Luxación congénita. Protocolo
• Cadera dolorosa. Protocolo
Rodilla
• Rodilla vara
• Rodilla valga
• Osgood Schlatter
• Quiste de Baker
Pie
• Pies planos
• Pie equinovaro
• Pie talo y valgo
• Dolor en el talón
• Marcha en puntillas
• El calzado
• Fibroma plantar
• Pie equinovaro. Ponseti
Otros
• Dieta y calcio
• Cirugía fetal
• Cirugía en espina bífida
• Consentimiento informado
• Grupo de Investigación
• Agujetas
• Mochilas portabebé
• Exploración ortopédica
• Las fracturas
• Las infecciones óseas
• Las malformaciones
• Actualización en pediatría
• Errores en ortopedia pediátrica
• Vendajes
Notícias
• Curso Ortopedia 2010
Dr. César Galo García Fontecha
• CV
• Mutuas Corachan
Prensa
• Prensa escrita
Copyright    •    Condiciones Generales    •    Créditos    •    Politica de cookies     •    Mapa del Sitio